Daniel Ortiz Oporto: Moda boliviana en Dubai

 Daniel Ortiz Oporto: Moda boliviana en Dubai
Digiqole ad

Dubai es considerado el nuevo epicentro de la moda mundial. Sus desfiles y diseños le permitieron alinearse a capitales como Londres, París y Nueva York. Allí, donde Semana Árabe de la moda recauda hasta $us 56 MM, un boliviano triunfa.

Han pasado más de 22 años desde que Daniel Orlando Ortiz Oporto, que entonces tenía 13 años, compraba telas de la feria de La Cancha en Cochabamba para hacer sus propios diseños y un traje para su padre. Mientras sus amigos jugaban al fútbol, él hablaba con sastres y aprendía de su abuela Valeriana Oporto, una destacada diseñadora del valle.

Este hombre que el 1 de agosto cumplirá 35 años elabora trajes para celebridades como los actores Leonardo Di Caprio y Mark Walberg, los tenores Plácido Domingo y Vittorio Grígolo, la modelo Paris Hilton y la realeza de Qatar y Dubai, donde es considerado uno de los diseñadores más importantes.

Hermano de la actriz Carla Ortiz, Daniel vivió su infancia y parte de su adolescencia en Cochabamba, pero a sus 14 años, en 1999 y ha pedido de su padre, partió a EEUU para proseguir sus estudios.
Mientras estudiaba jugaba tenis, su otra pasión, al punto que ganó una beca en Miami. Durante su estancia se sintió atraído por el mundo del entretenimiento, la música, la pintura y la moda.

Daniel retornó a Bolivia en 2001 para estudiar Ingeniería Comercial. “Estuve un semestre, pero no era lo mío, por eso volví a Estados Unidos”, recuerda. Empezó a estudiar cine y televisión en Los Ángeles, donde radica su hermana. Daniel trabajó de mesero y aparcacoches, mientras hacía sus propios trajes.

Católico de familia, un domingo no pudo contar con la compañía de su hermana a la misa, pues Carla tenía un casting. Mientras Daniel rezaba se le acercó el actor Mark Wahlberg (The Departed-2011 y The Fighter 2007) y le dijo en inglés: “How good is your suit”, es decir: “¡Qué bueno está tu traje!”.

“Dije ‘¡wow!’. No podía creer que un artista de esa talla me diga eso sobre un traje que yo confeccioné, después le conté cómo lo diseñé”, relata todavía emocionado Daniel. Eso pasó por la mañana. Por la tarde, para completar ese sorprendente domingo de noviembre de 2007, Mark llegó a su casa. El actor era amigo de Carla Ortiz y nuevamente dejó sin palabras a Daniel, a quien le pidió que le confeccione un traje como el que el boliviano llevaba en la misa. “Dios me escuchó, me había dado una oportunidad”, añade.

Desfile. Una muestra de las más recientes creaciones de la casa de moda de Daniel Oporto.

A los 22 años se le abrieron las puertas a Daniel. Con su hermana crearon la Fundación Oporto, que ayuda los niños que viven en las cárceles de Bolivia. Mark fue una de las primeras celebridades que hizo una importante donación para la causa.

Luego conoció al tenor Plácido Domingo, que también hizo una donación, pero además le pidió a Daniel que le confeccione trajes para sus conciertos y las alfombras rojas a las que habitualmente es invitado. Se sumaron el oscarizado Leonardo Di Caprio y el tenor italiano Vittorio Grígolo como clientes de la emergente línea de ropa de la marca Daniel Oporto.

Después vino la experiencia en México, donde se ganó un lugar en el mundo del entretenimiento y la farándula. El boliviano hacía diseños exclusivos para actores como Andrés García, Leonardo García, Eduardo Verástegui y el grupo Los Temerarios, para los que hizo todo su vestuario. La guinda a la torta llegó en 2012, cuando confeccionó el traje para la asunción del entrante presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

Por ese entonces Daniel ya estaba casado con Isabel, de nacionalidad colombiana, y nació también su hijo, que se llama igual que el tenor italiano, Vittorio.

Ya inmerso en el mundo de la moda, Daniel se instaló por un tiempo en Milán, Italia, otro de los puntos obligados para cualquier diseñador mundial.

VIAJE A MEDIO ORIENTE.

Además de Carla, Daniel tiene otra hermana que se llama Paola y que vive en Doha, capital de Qatar, junto a su esposo, que es piloto. En 2009, Daniel viajó a Doha a invitación de Paola y tras unos contactos con algunos amigos, decidió instalarse en Dubai, que forma parte de los Emiratos Árabes Unidos.

La ciudad es considerada como una de las más famosas y millonarias urbes que deslumbra por su opulencia. “El inicio en Dubai fue muy difícil, por la gran competencia que existe en la moda con diseñadores como Valentino y Galiano, entre otros, pero humildemente nos ganamos un lugar respetable”, sostiene el cochabambino que en 2015 fue elegido como el Hombre Mejor Vestido, siendo incluso tapa de la revista internacional Vogue.

Mientras eso sucedía en Dubai, desde Doha, el rey Tamin Bin Hamad Al-Thani le pedía que le confeccionara una línea de trajes para sus viajes a Londres, algo que hace cada cinco meses. Daniel no se quedó ahí: también creó la línea de perfumes Al Malakiya, que significa “realeza”.

A 13.923 kilómetros de su natal Cochabamba, desde Dubai, el diseñador cuenta que Bolivia siempre le inspiró y que en más de una ocasión utilizó los colores andinos, aquellos que pintan los aguayos de las mujeres altiplánicas.

Eso sí, siempre usa materiales reciclables que no dañan el medio ambiente, como la lana de alpaca, el cuero sintético y el algodón orgánico.

En este primer semestre tenía planificados dos eventos en Qatar y Hong Kong, pero ante la pandemia del coronavirus, todos los planes se postergaron. Pese a ello, el cochabambino trabaja en la nueva colección de invierno, que ante toda opinión de los grandes diseñadores mundiales, tendrá colores vivos. “Ahora hay un movimiento de diseñadores que vamos en defensa del ecosistema, que apostamos por los colores vivos para invierno”, sostiene.

Y si bien el artista se inspira también en culturas, lugares, estados de ánimo como la alegría, la tristeza o simplemente una canción y hasta alguna comida, por estos días su hijo Vittorio, de siete años, le motivó a crear una nueva línea para niños y adolescentes dedicada a dos tipos de superhéroes: los tradicionales Superman, Batman y Hombre Araña, al lado de los nuevos héroes mundiales. “Hablo de los médicos, de las enfermeras e incluso de los maestros de nuestros niños y adolescentes que lucharon dando incluso sus vidas en el combate contra el coronavirus”, anticipa Daniel.

ALTA COSTURA

En La Paz, la diseñadora Deanna Canedo Patiño, que sigue la tradición de la línea Beatriz Canedo Patiño, define a Daniel Oporto como “uno de los diseñadores bolivianos de alta costura masculina más representativos en el mundo”.

Sus diseños efectivamente son prioritariamente para los hombres, pero hace un par de años que el boliviano creó unos que sedujeron a la modelo y heredera Paris Hilton, que durante su visita a Dubai, lució esas prendas. Pero Daniel cree que le falta mucho por aprender. “Cada día aprendo más, ahora mismo vi la revista Vogue que presentó un tutorial de cómo hacer tu catálogo virtual de prendas para vender sin tener contacto y con el distanciamiento social para evitar que el virus se expanda”.

El boliviano está convencido de que de ahora en adelante los desfiles de moda no serán los mismos. “La moda se reinventará y para eso debemos estar preparados y capacitándonos cada día”, aconseja. Uno de sus mayores sueños es realizar un desfile de modas en el Salar de Uyuni. “Hay que soñar y trabajar para hacerlo realidad”.

Noticias Relacionadas...