La calle de la lluvia perpetua en mitad del desierto, el último invento de Dubai

 La calle de la lluvia perpetua en mitad del desierto, el último invento de Dubai
Digiqole ad

La arteria de un kilómetro de longitud es uno de los principales reclamos del proyecto The Heart of Europe, que promete a sus huéspedes un trozo del viejo continente en pleno Golfo Pérsico

La calle de la lluvia perpetua de Dubai.
La calle de la lluvia perpetua de Dubai. KLEINDIENST GROUP

Un calle donde los paraguas jamás se cierran, donde -ajeno al clima desértico y las tormentas de arena que le rodean- un manto de lluvia amenaza con empapar sin tregua a quienes la transitan. Es la última y cara invención que se construye en Dubai, el árido horizonte de rascacielos y lujo de Emiratos Árabes Unidos.

La arteria de un kilómetro de longitud es uno de los principales reclamos del proyecto The Heart of Europe (El corazón de Europa), un macroproyecto turístico de 5.000 millones de dólares que se levanta en la costa de Dubai y que -formado por siete pequeñas islas- promete a sus futuros inquilinos y huéspedes un trozo del viejo continente en pleno Golfo Pérsico.

“Tras años de investigación y experimentación, estamos construyendo la Calle de la lluvia que confiamos en poder entregar en la fase uno del desarrollo del proyecto, a finales de este año”, señala en un comunicado Kleindienst Group, la mayor constructora europea en suelo emiratí, indiferente al temporal económico que los estragos de la Covid-19 y la caída del precio del petróleo proyectan sobre la península Arábiga.

La vía, única en el mundo y dedicada a la restauración y las compras, se basa en el concepto desarrollado por el arquitecto austríaco Camillo Sitte, fallecido en 1903, que viajó por Europa capturando ideas para un urbanismo más acogedor. “Seguimos su concepto de ciudades construidas con calles y bulevares a la distancia de un paseo. Pero para poder caminar de un lugar o otro, hay que contar con el clima oportuno, algo solo posible aquí con tecnología”, explican desde la firma.

Según los artífices de la calle, “tan pronto como la temperatura en la isla supere los 27 grados, el agua fría en forma de lluvia caerá desde las azoteas de los edificios a través de tuberías ocultas”. En Dubai -donde las precipitaciones son un espectáculo poco común, caracterizado por breves aguaceros y tormentas ocasionales- los inviernos son cálidos y los veranos extremadamente calurosos y húmedos, con los termómetros alcanzado a menudo los 45 grados. La lluvia hace acto de presencia unos 25 días al año.

Unas estadísticas que la nueva urbanización -con 15 hoteles y más de 4.000 de exclusivas viviendas, algunas provistas de salones con vistas submarinas- quiere trastocar en su propósito de buscar el toque europeo. La calle de la lluvia -administrada, según sus creadores, con energía solar y cero emisiones de carbono- está emplazada en la isla principal del complejo, en una zona de establecimientos hoteleros que llevan los nombres de MarbellaPortofino -un pueblo pesquero de la Riviera Italiana- y côte d’Azur -la Costa Azul francesa-.

“LA EXPERIENCIA COMPLETA DE LA COSTA DEL SOL”

Complejo The Heart of Europe, en el que se ubicará la calle de la lluvia perpetua.
Complejo The Heart of Europe, en el que se ubicará la calle de la lluvia perpetua.KLEINDIENST GROUP

En el caso del hotel con denominación española, los impulsores del proyecto prometen a quienes se hospeden en sus 196 estancias “vivir la experiencia completa de la Costa del Sol“. La isla principal también albergará los hoteles IbizaLondresMunichNizaSaint-TropezAmsterdam Icaria.

A pesar de su ubicación entre los frescos que decoran la recepción del hotel italiano y el establecimiento de inspiración malagueña, el concepto de lluvia perenne bebe del norte del continente, también presente en una plaza de hielo. Quienes se internen en el bulevar tendrán que proveerse de un paraguas. La precipitación pluvial variará según la época del año.

“Será aguacero, delicada brisa o lluvia moderada dependiendo del clima”; precisan desde Kleindienst. En el estío, cuando muchos huyen de la ciudad-emirato de 3 millones de almas, la idea es que la meteorología de la calle -con una temperatura siempre constante de 27 grados- bendiga a los transeúntes con fuertes chaparrones. “Los ingenieros nos preguntaron si queríamos reducir la temperatura como en otros lugares, a través del uso del aire frío. Optamos por la lluvia. Sabíamos que a la gente le gusta, especialmente en verano”, afirman desde la empresa.

“Con temperaturas que oscilan entre los 40 y los 50 grados en verano, la gente no puede salir a caminar en el exterior. De ahí que necesitemos una tecnología capaz de crear un área exterior de clima controlado”, arguye Josef Kleindienst, presidente de la constructora que se ha embarcado en un desarrollo urbanístico que ha sufrido años de retrasos. “Para ello, contactamos con ingenieros y asesores del instituto europeo que visitó Dubai en 2008 para realizar una investigación y comprender mejor el clima”.

Cuando las gotas comiencen a caer sobre esta suerte de parque temático europeo, Dubai sumará otra “joya” artificial al callejero que nació del maná de los petrodólares, donde antes solo hubo desierto y población nómada. La urbe, capital de ocio nocturno de Emiratos, cuenta ya con Borg Jalifa, una obra de arquitectura e ingeniería que con sus 828 metros de altura presume de ser el techo del mundo; uno de los mayores centros comerciales del planeta; el sistema de fuentes danzantes más grande del mundo y un archipiélago de islas artificiales.

Noticias Relacionadas...